No, no se trata de salir a tomar un café con tu psicólogo/a. Tampoco se trata de hacer las consultas en un parque (que si algún día te apetece y tu tratamiento lo permite, no hay ningún problema). Tampoco se trata de salir a pasear. ¿De qué va entonces este servicio? La Psicología en la Calle es uno de los servicios más demandados, satisfactorios y si me lo permites, agradecidos, que realizamos. ¿En qué consiste exactamente? Lo vas a entender perfectamente con este ejemplo:


Llevo años sufriendo ansiedad. En algunas ocasiones incluso en forma de crisis de ansiedad. Esto me ha llevado a evitar un montón de situaciones: no me gusta estar en centros comerciales, me horrorizan las aglomeraciones de gente, hace mil años que no puedo ir a un concierto… No quiero coger el coche por miedo a quedarme en medio de un atasco en la autopista, o estar dentro de un ascensor, o subir en tranvía, en avión, en barco… o simplemente ir al cine o estar sola caminando por la calle. Me siento completamente limitada. Cada día pierdo más calidad de vida. 


Este ejemplo es un caso perfecto (aunque no el único) para ser candidato al servicio de Psicología en la Calle. Se trata de que tu psicólogo te acompañe en la exposición a las situaciones que te atemorizan en la vida real. Te ayudaremos a enfrentarte a lo que te da miedo en vivo, en la situación real que lo provoca.

Este servicio requiere de la realización de varias sesiones en consulta, donde realizaremos una evaluación completa de tu caso y donde aprenderemos las técnicas y estrategias necesarias para que, ya fuera de la consulta, tengas las herramientas que te permitan, junto a tu terapeuta, afrontar las situaciones temidas.


«Se trata de que tu psicólogo te acompañe en la exposición
a las situaciones que te atemorizan en la vida real»

Poco a poco irás ganando independencia y cada vez necesitarás menos nuestro acompañamiento. El objetivo es que seas lo más autónomo posible, y que logres cuanto antes dominar la ansiedad y el miedo.